Lo complejo de lo simple.

En las escuelas es común ver caos en cualquier dirección, los propios niños son un caos si así se les considera. Cuando comienzas a entender los procesos y su desarrollo, te das cuenta que existe más orden que el que percibías.

En mi experiencia, se suele tener caos al iniciar y al terminar el ciclo escolar. Los ritmos naturales y del contexto de los menores determina, en gran medida, el comportamiento. Es común ver docentes cansados, estresados y afónicos al iniciar el año porque deben explicar miles de veces lo mismo, desarrollar comportamientos más adecuados para la convivencia y las actitudes necesarias.

No es posible moverse del caos a lo simple y ordenado porque es un proceso que no es un círculo. Todo inicia en el tiempo y termina en él. No es posible manejarse de un escalón de complejidad a otro sin pasar por el que le antecede o le continúa, por lo tanto, sería imposible la sublimación de este proceso de "cynefin".

La educación, normalmente, es vista y valorada por su estado simple y ordenado, el cual no ha cambiado en cientos de años. La educación debe ser compleja o complicada y jugar en la delgada línea para no caer en lo caótico ni en lo simple y provocar el desafío, así como el interés del alumno. Si encontrara actividades simples no se entusiasmaría, al igual que con las que fueran demasiado complejas.

La resolución de problemas es un rasgo muy importante y principal en la educación básica, al igual que la comparación y selección de procedimientos. Demasiado caos haría al niño no apropiarse de las técnicas elementales y nunca podría mejorar en el encuentro con la respuesta viendo siempre demasiado difícil el trabajo en clase y aburriéndose terriblemente.

Considero que toda tarea educativa es tendiente al caos, en cualquier momento se podría caer al vacío de seguir los parámetros establecidos con anterioridad y no prestar atención a los cambios y variables que surgen con la temporalidad.

Todo proceso escolar es tan complejo y caótico como lo busques. Si reinara el caos solo se puede aspirar a disminuirlo e ir pasando por las distintas etapas de manera paulatina y con reveses de vez en cuando. La educación es complicada, compleja y caótica, aunque, la experiencia, la innovación, el cambio, la observación y el deseo dará el paso sobre la simpleza y coronará el triunfo del orden logrado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog